Tras la constante evolución estadística de casos confirmados  sobre contagiados con el Coronavirus originado en China desde el pasado diciembre de 2019, las autoridades gubernamentales y en áreas de la salud internacionales han manifestado su preocupación respecto a la posibilidad de una pandemia en todo el mundo.

Sin embargo, la mayor amenaza con respecto a este tema parecen ser los rumores que se han generado respecto a la enfermedad aún en proceso de estudio: formas de contagio, métodos de prevención y las innumerables noticias que ponen en alerta a sociedades donde incluso no se ha registrado el primer caso de Coronavirus.

Precisamente, el propósito de este artículo es educar a la población acerca de los consejos de seguridad que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras estructuras no gubernamentales en Europa han notificado como los métodos eficaces para hacerle frente a esta enfermedad y cuáles no son más que rumores falso.

Información de interés

Antes de comenzar a mencionar los métodos preventivos oficiales, hay que entender qué es y cómo se comporta este betacoronavirus COVID-19.

Tal como su nombre lo indica se trata de un tipo de virus, llamado de esta manera por su forma microscópica, parecida a una corona; y son diversos.

En el pasado, específicamente durante la década de los 60 fueron descubiertos en los murciélagos y de aparente transmisión exclusiva animal. Según información de la OMS, el mayor peligro que representa esta enfermedad es su similitud con la gripe común que dificulta su diagnóstico a tiempo.

No obstante, la advertencia general es que cualquier persona que presente al menos uno de los síntomas es sospechosa y debe ser tratada de inmediato.

Qué probabilidades hay de que contraiga la COVID-19

Métodos de prevención

Entendiendo cómo se comporta este virus podemos deducir que los métodos preventivos son tan regulares como los de un resfriado común, solo que en este caso es necesario tomarlos con mayor seriedad, dada la magnitud del problema.

1. Higiene:

Esta es la herramienta fundamental y a la que mayor énfasis se le ha dado desde siempre, y en especial desde que inició a esparcirse este virus en particular, y se divide en tres formas.

1.1 Limpieza: Se recomienda lavar las manos con agua y jabón y frotarlas por alrededor de 20 segundos, igualmente extendiéndose hacia las muñecas y antebrazos.

1.2 Contacto: Evite tocar superficies (paredes, barandas, mesas, etc.), así como su nariz, boca, ojos ni los de otros (pareja, hijos, allegados), aún si no presentan síntomas.

1.3 Distancia: Al estornudar o toser mantenga una distancia de al menos dos metros de otras personas y viceversa, y use toallas desechables para cubrirse –no pañuelos.

2. Mascarillas:

A pesar de que en muchas ciudades se ha visibilizado ya como algo normal el uso de esta herramienta, las autoridades de salud advierten que solo es para pacientes y cuidadores.

2.1 Pacientes: Diagnosticados o no con el Coronavirus, las personas recluidas en centros hospitalarios corren el riesgo de sufrir contagios por parte de otros, y además, estos representan la población más vulnerable y propensa a complicaciones y, en el peor escenario, muerte.

2.2 Personal médico: Las enfermeras, médicos especialistas y personal de atención al cliente se encuentran tan expuestos como los pacientes de distintas enfermedades, y especialmente los encargados de tratar a personas que sí han sido diagnosticadas con el Coronavirus.

3. Consultas preventivas:

Según las investigaciones, desde que inicia el proceso de incubación del virus y la aparición del primer síntoma pasarán un aproximado de 14 días, y aun así, en algunos casos ni siquiera se presentarán síntomas, por lo que la consulta preventiva es vital.

3.1 Síntomas: Si presenta uno o más síntomas simultáneos relacionados con el sistema respiratorio (disnea, tos, estornudos, dolor de garganta, etc.), debe solicitar atención inmediata.

3.2 Contacto: Si se ha mantenido en contacto con alguna persona contagiada durante los últimos 14 días, incluso en un centro hospitalario con todos los protocolos de seguridad.

3.3 Viajes: Si ha realizado recientemente un viaje a algunos de los países que han confirmado casos de infectados con el virus. También se recomienda para cualquier destino.

4. Otras precauciones:

Fuera de las condiciones idóneas para tratar el contagio o la posibilidad del mismo, existen otras medidas de precaución que vale la pena conocer.

4.1 Informarse: Lea portales, notas de prensa, mire vídeos y manténgase al día con todo lo se va reportando acerca de esta enfermedad para tomar las medidas pertinentes que se vayan agregando.

4.2 Resguardo: Si se siente enfermo no salga de casa para evitar una posible propagación y llame a su médico; y bajo la misma línea, manténgase en espacios o habitaciones separados de sus familiares.

Consejos para el consumo de alimentos

Aunque la particularidad de este betacoronavirus es su trasmisión entre personas, debemos recordar que desde su primera aparición fueron animales los agentes transmisores y vulnerables ante este tipo de virus.

En este sentido, no está demás informarse acerca de algunos consejos útiles a la hora de manipular y consumir alimentos cárnicos o de origen-cultivo animal (miel de abejas o maple, leche y otros lácteos, etc.).

1. Cocción: cocinar por completo las carnes (nada de términos medios).

2. Higiene: mantenga limpias sus manos y espacio de trabajo en todo momento.

3. Elección: verificar el origen del producto y evitar los provenientes de regiones con casos confirmados.

4. Preparación: lave y use diferentes utensilios para la manipulación de carnes crudas, precocidas y cocinadas.

Además, la OMS recomienda para los casos confirmados mantener o iniciar una rutina de vida saludable que incluya una dieta baja en grasas, ejercicio físico –en solitario– y mucho descanso, así como no consumir alcohol ni fumar y eliminar el uso de drogas prescritas.